miércoles, 6 de agosto de 2014

El dolor y su efecto mente-cuerpo

Como yo lo veo, existe el dolor físico y el dolor emocional.  Se pueden experimentar juntos o por separado, pero nadie puede decir que uno es mas fuerte o devastador que el otro.  Ambos tienen el mismo efecto sobre la mente y el cuerpo; ambos te producen desgaste, deseos de rendirte, apatía, y ambos le imponen estrés a tu organismo, creando un círculo vicioso en el que la posibilidad de superarlo se hace cada vez mas difícil.

Si se sufre de mucho dolor físico, sobre todo por períodos prolongados, es decir de forma crónica, eventualmente, este dolor puede empezar apachurrar tu espíritu, a machacar tu alma, causándote depresión. Especialmente en el caso de la fibromialgia, en donde usualmente se experimenta dolor de manera generalizada, constante y muy intensamente.

Si se sufre de depresión, ésta puede terminar abrumando tu mente, lo que puede traducirse en dolor físico (como un efecto psicosomático) o si ya se tiene alguna condición de dolor crónico, lo mas probable es que la depresión incremente el dolor.

Se imaginan entonces que pasa cuando una persona con una fibromialgia de moderada a severa, también experimenta una depresión, y aunado a esto, puede ser que no cuente con un sistema de soporte moral o emocional? Las repercusiones pueden ser terribles, llegando a pensar incluso en la muerte.  Aunque no creo que pensemos de forma conscientes en suicidarnos, es muy probable que lleguemos a desear morir y terminar con todo (como una forma de escape para buscar paz).

Estos son realmente los momentos mas difíciles que un paciente de fibromialgia pueda tener que enfrentar, y aunque la mayoría de las veces solo ocurren como crisis ocasionales, existen casos severos donde ocurre prácticamente todo el tiempo. 

Definitivamente no existe un tratamiento, un medicamento o una solución para esto. Básicamente depende de nosotros  mismos y de lo que decidamos hacer al respecto.  Aunque la mayoría del tiempo puede parecer que tenemos esta situación bajo control, muchas veces los problemas diarios, económicos o familiares te afectan tanto que no puedes evitar caer en depresión.  Y esto no debe ser visto como una debilidad, sino como un punto de quiebre en un ser humano que vive constantemente haciéndole frente a una condición que la mayoría de las personas no podrían soportar durante 2 días seguidos.  No puedo hablar por lo demás, pero voy a compartirles como manejo yo, estas situaciones en mi propio caso.
  • Para mi los antidepresivos son fundamentalmente de gran importancia. Llueva, truene o relampaguee, yo procuro tomarlo todos los días, y estar pendiente de cuando se me está acabando, para comprar un paquete nuevo y nunca quedarme sin ellos. Yo tomo Fluoxetina, que muchos conocen como Prozac, pero el Prozac es extremadamente caro, y la Fluoxetina que me ha proporcionado el Seguro Social es de tan mala calidad, que parece que no estuviera tomando nada; así que me dediqué a buscar una marca (no precisamente genérica), porque aunque deseaba una solución no tan costosa, también soy consciente de que "lo barato sale caro", y afortunadamente encontré una llamada Neupax 20 (sin ánimo de hacerle propaganda a ningún producto). Todos los días religiosamente me tomo una pastilla en las mañanas, y puede decir con toda certeza, que las veces que me he quedado sin tomar el medicamento por varias semanas, he tenido serios problemas a parte de la depresión misma, como hipersensibilidad, sensación de sentirme atacada por los demás, tendencia a ser beligerante, mi percepción de las situaciones y actitudes de otros se vuelve negativa, suelo explotar en llanto a la menor provocación, me cuesta manejar los problemas de una forma ecuánime, en fin, es obvio que el antidepresivo me hace falta. Además, los dolores se magnifican notablemente y bajo ciertas circunstancias, hasta he llegado a pensar que ya no quiero vivir mas.  Por eso, cuando mi esposo me dice que espere unos días para comprar el medicamento porque se necesita el dinero para otra cosa, yo le digo tajantemente (a modo de broma, pero con algo de verdad) que mejor lo usemos para mi medicina, porque sino en pocos días voy a estar pensando en suicidarme.  Así que es realmente importante considerar el tema del antidepresivo para contrarrestar los efectos de la depresión y el dolor.
  • Salir de la cama es otro de los grandes problemas con los que me toca luchar cuando paso por estas crisis depresivas, es un asunto difícil de lograr.  A parte del hecho de que prácticamente no se puede dormir casi nada durante de la noche cuando tienes fibromialgia, el hecho de despertamos en la mañana tan adoloridos, es la primera razón para no desear salir de la cama; te dices a ti mismo... me duele mucho y no me quiero ni mover.  Pero cuando me quedo en cama un rato mas esperando que el dolor disminuya un poco, empiezo a pensar que realmente no tengo ninguna razón que me obligue a salir de la cama.  Usualmente alguien me ayuda con el desayuno y me lo trae a la cama, así es que permanezco en ella y me quedo viendo televisión o algo así, y eventualmente me vuelvo a dormir. Y cuando me doy cuenta, ha pasado prácticamente todo el día y no he hecho nada productivo y solo he salido de la cama para ir al baño.  Eso no es vida.  No está bien ni es sano. Pues bien, me permito unos 2 o 3 días de esto, pero máximo al tercer o cuarto día me obligo a sentarme en la sala, en el comedor o en la terraza, aunque sea haciendo nada. Salir de la cueva, cambiar de ambiente y ver la luz del día provocan cambios positivos en tu cerebro.  Otra cosa que hago cuando me quedo en cama es hacer listas de todas las cosas que tengo pendientes alrededor de la casa o que quisiera hacer y las anoto en el celular.  Generalmente las repaso en la mañana, buscando algo que me motive a levantarme y desafiándome a mi misma a salir de la cama y realizar aunque sea una cosa de mi lista, aunque en el fondo aspiro a realizar mas de una.
  • Otra de las técnicas que utilizo para irme sacudiendo la depresión y tratar de regresar a mi estado normal (que bueno... de normal no tiene mucho ante los ojos de las personas sanas), es pensar en algo que yo sé que realmente me gusta hacer, como visitar a alguien, comer una comida favorita, hornear algún postre especial, salir a tomar café con una amiga querida, jugar algún juego de mesa con familiares o amigos... y hacerlo.  Uno puede pensar "no tengo la fuerza o no estoy de humor", pero si te obligas hacerlo, pones tu mejor cara y tratas de sacar el mayor partido de la situación, te darás cuenta que resultó una experiencia positiva que te ayudó a superar ese mal momento.  Te lo digo por experiencia propia.


Sacudirse las crisis de depresión no es tarea fácil, pero quienes sufrimos de enfermedades de dolor crónico, como fibromialgia, artritis, lupus, etc. y tenemos tendencia a la depresión, al menos sabemos que lo mas importante es que son temporales y que solo depende de nosotros como salir adelante.

Mil Bendiciones para ti!


viernes, 18 de abril de 2014

Los verdaderos héroes de la fibromialgia

Cuidar una familia, cuidar un bebé o niños pequeños, cuidar niños enfermos o con necesidades especiales, sobre todo durante la noche, no es cosa fácil, ni siquiera para una persona sana; pero si haces todo esto a pesar del dolor, el malestar y en muchos casos, a pesar de la depresión, realmente eres un verdadero héroe o heroína.

Las mujeres que sufren de fibromialgia y están criando niños pequeños son realmente de admirar, tanto como aquellas que trabajan todos los días fuera del hogar.  Ninguno de los trabajos se puede menospreciar, y yo que he pasado por ambas experiencias puedo decir a ciencia cierta que ambos casos son igual de difíciles y a ninguno de los dos se les puede quitar mérito.  Pero en este momento vamos hablar específicamente de quienes se encargan del hogar, la familia y los hijos.

Estar todo el día en casa puede parecer para algunos, un trabajo muy simple, cómodo y fácil, sin embargo es todo lo contrario.  Mantener una casa limpia, los niños atendidos, las comidas hechas y la ropa lista (entre otras cosas) demanda una gran cantidad de energía y los días empiezan muy temprano pero no terminan tan temprano; y si adicionalmente hay un bebé en casa, el trabajo se duplica, porque esta pequeña personita por si sola, necesita una atención constante, personal e incondicional.  Y cuando se enferma, el trabajo se triplica, tanto de día como de noche, porque generalmente uno deja de dormir por estar pendiente toda la noche de sus síntomas, tratar de aliviar su malestar, verificar la temperatura para evitar picos de fiebre, darle los medicamentos, etc.  Y al día siguiente amaneces, por supuesto, sin nada de energía, o peor aún, con mucho dolor, pero el trabajo sigue y cumplir con la responsabilidad está por encima de todo, incluso de nuestro propio malestar, y nos toca hacer de tripas, corazón, tragarnos el dolor y seguir adelante con la frente en alto y nuestra mejor cara; porque los niños simplemente no pueden dejarse desatendidos.

En este último año que he estado de abuela a tiempo completo, he tenido el privilegio de experimentar esta responsabilidad de primera mano y al 100%, y aunque el inmenso amor que se siente cuando cuidas y atiendes a ese bebé no tiene comparación y en ese preciso momento en que se encuentra en tus brazos, piensas que serías capaz de todo por esa criatura, también es muy cierto que el desgaste físico y emocional es tremendo y nos pasa inevitablemente una terrible factura.

Pero cuando hacemos cosas por nuestra familia, es una sensación maravillosa saber que todos aprecian lo que haces y te lo agradecen, sobre todo porque saben y entienden el gran esfuerzo que esto significa cuando se tiene una enfermedad que involucra dolor crónico, como la fibromialgia, y por eso le dan el valor que se merece tu sacrificio.  Pero si esto no es lo que ocurre en tu familia, lo mas probable es que el dolor y la depresión solo vayan en aumento, y que finalmente, termines por colgar los guantes y dejar de hacer las cosas.  Es triste, pero increíblemente, mas frecuente de lo que quisiéramos.

Usualmente como madres, nunca nos ponemos en primer lugar, y muchas veces ni en segundo ni tercero; siempre pensamos en lo que necesitan nuestros hijos, aunque sintamos que necesitamos descanso, aunque nos duelan los pies o la espalda, aunque tengamos hambre, siempre son los niños primero, y eso está muy bien, de hecho es lo correcto, y gracias a Dios, la mayoría de las mujeres tienen a sus hijos cuando aún son jóvenes, así que probablemente tengan un poco mas de energía que de los 40 años en adelante.  Pero en el caso de las mujeres que tienen fibromialgia, dependiendo del grado de severidad de la misma, la crianza de niños pequeños y el cuidado de una casa y una familia, son cosas que pueden llegar a convertirse en una fuente ineludible de ansiedad y depresión, mas aún si no se cuenta con ninguna ayuda adicional.

Si tienes bebés, niños pequeños, niños o familiares enfermos que cuidas, permíteme quitarme el sombrero ante ti, porque eres toda una heroína, y te admiro enormemente por la labor de amor que te toca hacer a diario. 

Si este es tu caso, coméntanos como haces para manejarlo todo, como llevas la fibro en combinación con el trabajo del hogar, la familia y los niños.

Que estés bien y Mil Bendiciones!


miércoles, 26 de febrero de 2014

Quetiapina para la depresión y el dolor en la fibromialgia

La fibromialgia y el trastorno depresivo severo con frecuencia ocurren simultáneamente en el paciente. Una nueva investigación (El fumarato de quetiapina de liberación prolongada para el tratamiento de la depresión severa con síndrome de fibromialgia comórbida: un estudio doble ciego, aleatorizado, controlado, con placebo) sugiere que la droga Quetiapina XR (XR por alivio extendido en inglésha demostrado su eficacia en personas con desórdenes depresivos severos y fibromialgia comórbida.

Un ensayo clínico llevado a cabo durante 8 semanas, doble ciego y controlado, demostró que el grupo que recibió el tratamiento con Quetiapina XR tuvo una mejoría en cuanto a los niveles de depresión, dolor y calidad de vida significativamente mayor que el grupo que recibió el placebo, y además se confirmó que el fármaco Quetiapina fue bien tolerado en términos generales.

Este es el primer estudio de la Quetiapina para estos dos trastornos, por lo que se necesitará más investigación antes de que podamos saber a ciencia cierta qué tan efectiva es, sin resultar mas dañina que beneficiosa.

Actualmente, la Quetiapina se utiliza para tratar esquizofrenia, trastorno bipolar y en combinación con antidepresivos, trastorno depresivo severo. Su asociación con enfermedades psiquiátricas puede favorecer el estigma y la incomprensión de la fibromialgia, pero hay que tener presente que su aparente eficacia en los síntomas de la fibromialgia no significa que ésta sea una enfermedad de origen psicológico.  Por el contrario, se cree que esta droga puede actuar en formas que hacen que sea contrario a la intuición como un tratamiento para la fibromialgia.

En el cerebro, los neurotransmisores llevan mensajes de neuronas (células nerviosas cerebrales) a neuronas a través de receptores especializados. Piense en el neurotransmisor como la llave y el receptor como un candado. Cada receptor está programado para aceptar solamente ciertos neurotransmisores.

Se cree que cuando hay fibromialgia, la acción de ciertos neurotransmisores tiende a ser baja, ya sea porque no hay suficiente de ellos, no hay suficientes receptores, o los receptores no están funcionando correctamente. La mayoría de los medicamentos que se prescriben trabajan aumentando la cantidad de neurotransmisores disponibles en un momento determinado, y por lo tanto hacen que la función del cerebro sea mejor. Los antidepresivos en general, tienen el mismo objetivo.

Sin embargo, la Quetiapina bloquea la acción de ciertos receptores, que resultan ser los receptores de neurotransmisores implicados en la fibromialgia - serotonina, norepinefrina y dopamina.  Sin embargo, aún se desconoce exactamente porqué la reducción de la función de estos neurotransmisores resulta positiva para los síntomas de la fibromialgia; por ahora solo sabemos que el cerebro es una cosa complicada que apenas estamos empezando a entender.

Los beneficios adicionales de la Quetiapina pueden ser:
  • Tiene un efecto sedante que puede ayudar con el sueño;
  • Puede ayudar con síntomas relacionados con la ansiedad;
  • Ya se encuentra en el mercado.

Por supuesto, como todos los tratamientos, éste también tiene algunas desventajas. Entre los efectos adversos:

  • Puede causar hipotensión ortostática - vértigo, mareo y desmayo cuando se levanta muy rápido al estar acostado (un descenso de la presión arterial al ponerse de pie), que ya es un problema para algunas personas con fibromialgia;
  • Tiene graves efectos secundarios posibles, incluyendo problemas cardíacos, hiperglicemia y/o diabetes, cambios metabólicos que pueden llevar al aumento de peso y puede dificultar la capacidad del cuerpo para enfriarse cuando hay mucho calor.

Aquí está la información en profundidad sobre la Quetiapina, incluyendo una lista de efectos secundarios: La Quetiapina.  

Una vez más, este es el primer estudio sobre este fármaco para depresión severa y fibromialgia, así que no es probable que su médico le cambie a esta medicación hasta que no se conozca mucha al respecto.


Para quienes celebran carnavales en su país, espero que se diviertan en estos próximos días.

Un Gran Abrazo,


lunes, 27 de enero de 2014

Muñeca de trapo o solo cabeza?

No te sientes a veces como si solo fueras una cabeza sobre un cuerpo ajeno o el cuerpo de un androide o robot? O como si fueras una muñeca de trapo, que hubiesen aplastado, tirado y dejado caer desde el edificio mas alto? Estaba tendida en mi cama con una crisis extrema y lo único que podía imaginarme era como si yo solo fuera una cabeza y lo que había debajo de mi cuello fuera otra cosa que no era mi cuerpo, porque era imposible sentir tanto dolor que solo deseaba concentrarme en mi cabeza.

Fui a un cumpleaños y bailé prácticamente desde que llegué hasta que me fui (aunque me sentaba ocasionalmente, no lograba estar sentada mucho rato porque la música me atraía), porque yo no me puedo quedar quieta cuando hay buena música para bailar, y como era sábado en la noche, sabía que podía quedarme en cama al día siguiente, pagando mis pecados por extralimitarme. Cuando ya me iba alguien me preguntó por qué tan temprano (eran las 2 de la madrugada) y le dije: "tengo que irme ya porque sino me van a sacar de aquí en ambulancia". 

A pesar del dolor, el único pensamiento que rondaba mi cabeza era: "sarna con gusto no pica... al menos disfruté bastante". Porque la vida hay que disfrutarla, sino "no vale la pena".

Nadie mejor que yo sabe lo que es tener tanto dolor que solo pensar en moverte... duele (no te puedes ni mover ni para caminar, sentar, parar, levantar los brazos, etc.), lo que es estar en cama y tener miedo de moverse por temor a sentir dolor, lo que es llorar de dolor y pedirle a Dios que lo disminuya o desaparezca. Así que si estás pasando por una crisis de dolor, considero que también estoy calificada para darte los siguientes consejos:

  • Debido al dolor definitivamente muchas veces necesitamos pasar el día en cama, pero que no sea mas de un día y debemos pararnos a estirar las piernas cada tanto tiempo, por ejemplo aprovechar cuando necesitamos ir al baño, para echar un paseo a la cocina o a la terraza.  La cama debilita el cuerpo. No te postres en la cama o no podrás volver a pararte.
  • Tampoco es conveniente sentarse en un sillón todo el día. Aunque es reconfortante, sobre todo si tienes los pies levantados (como en los sillones reclinables o sobre una butaca), pero al igual que en la cama, no podemos estar horas de horas en posición de descanso, porque esto solo incrementa el dolor.
  • Cuando tenemos mucho dolor se contraen nuestros músculos y por ende sentimos mas dolor; mientras mas quietos nos quedemos y por mas tiempo, mas dolor sentimos.  Es un círculo vicioso que solo de nosotros depende poder romper.  No te quedes quieto, levántate, camina, siéntate, recuéstate, vuélvete a levantar, vuélvete a recostar.  Verás que al cabo de unas horas, la intensidad del dolor va disminuyendo.
  • Cuando yo estoy así, procuro no estar mas de 3 o 4 horas en posición de descanso, ya sea en un sillón o en la cama, y en la cama muchas veces no estoy completamente acostada, sino semi sentada o sentada.  Cuando tienes mucho dolor, esta posición también te permite lograr levantarte con menos esfuerzo que si estás totalmente acostada.

Cuando la intensidad del dolor es inexplicable (porque no hay forma de explicarlo a alguien mas para que pueda entenderlo), a veces nos cuesta darnos cuenta que cuando pasamos por una crisis, en realidad es exactamente eso: "Pasar por ella".  No vino para quedarse, y en parte depende de nosotros que se vaya lo mas pronto posible.  ¡Todas las crisis son temporales! Todas las tormentas al final pasan; se va la lluvia y sale el sol, la noche se convierte en un nuevo día, la oscuridad siempre es reemplazada por la luz.

☼☼ Escoge persistir hasta que llegue la luz ☼☼

Recuerda siempre esto... tengo dos opciones en la vida:

  • Echarme a morir por todo lo que no puedo hacer ... o 
  • Disfrutar la vida dentro de mis posibilidades...

Que tengas una Bendecida Semana!!!


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...